El programa de la Jornada era amplio –demasiado, en opinión de algunos- porque se querían tocar todos los temas que pueden considerarse innovadores: un medio que acaba de nacer, una sección, una forma de investigar, novedades en cuanto a formatos, contenidos especializados que parecen diferentes… Todo lo que pueda considerarse NUEVO.

Para lograrlo, una selección de 9 periodistas con perfiles muy distintos pero especialistas en lo suyo: Ramón Salaverría (Profesor de Proyectos Periodísticos en la Universidad de Navarra y Director del Center for Internet Studies and Digital Life), Pablo López Learte (Product Manager de Nuevos Formatos en El Confidencial), Juan M. Zafra (Codirector de bez.es), Clara Jiménez y Julio Montes (autores de Maldita Hemeroteca), Marta Arias (Co-fundadora de la revista 5W), Mar Cabra (Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación), Nacho Cardero (Director de El Confidencial) y César González Antón (Director de informativos de La Sexta).

Abría la Jornada Ana Sánchez de la Nieta, editora de Conversaciones, con un recuerdo especial para Salud Hernández Mora, periodista española secuestrada en Colombia, y daba paso así a la conversación sobre el tema.

Todos los ponentes, cada uno a su manera, coincidían en que, en medio de un panorama que no para de cambiar, la esencia de la profesión permanece: buscar la verdad y contársela a los demás.

En una biografía no autorizada o en un vine.

Pablo López Learte decía que él no quería escribir ni programar, aunque lo que le gusta es contar historias. En el departamento de nuevos formatos de El Confidencial ha encontrado el hueco perfecto para un perfil, el suyo, que hace dos años resultaba inaudito y hoy ha pasado a ser imprescindible. En su equipo hace tiempo que alcanzaron el gran reto de que “los informáticos se sientan periodistas y los periodistas piensen como informáticos”. Ha costado llegar y al principio cada reportaje suponía demasiadas horas y demasiado dinero. Ahora, miden cada minuto y cada euro y su producción puede estar al servicio, tanto del trabajo más puntilloso que realice la unidad de datos, como de una crónica deportiva.

Periodistas. Incluso en plena crisis. Incluso sin ser anglosajones.

La clave está en no dejar de hacerse preguntas. De hecho, contaba Juan Zafra que esa era la idea que había dado nombre a su medio: “BEZ” es el ruido que hace el cerebro cuando las personas piensan. Aunque su medio es generalista, solamente ofrece a los lectores seis noticias cada día, que les permitan estar informados, más allá del ruido y la sobreinformación.

Del ruido al análisis de fondo.

Una especie de “gusanillo de orgullo” se revolvía en el estómago de los asistentes cuando Marta Arias contaba que, en cualquier lugar del mundo donde pase algo, es muy probable que haya un periodista freelance para contarlo. Y más probable todavía es que ese freelance sea español. Esa es la apuesta de su revista 5W: dar voz a corresponsales en todos los continentes para acercar, en la lengua de Cervantes, la información internacional de larga distancia.

Otros que también han encontrado un hueco vacío –aunque totalmente distinto al de 5W- son Clara Jiménez y Julio Montes. Su “Maldita Hemeroteca” consiguió, con un sentido común aplastante, convencer y hacer reír a todos los que se congregaban en el Aula 3 de la Universidad de Navarra en Madrid. Se quejaban ambos de que en su presentación les habían llamado “periodistas estrella”. Que se aguanten, para eso no tenían que presentarse a sí mismos.

Bromas y guerrilla aparte, MH ha conseguido visibilizar una realidad que siempre ha existido en periodismo, pero que últimamente parecía un poco olvidada. “No es que los políticos no puedan cambiar de opinión pero, si lo hacen, deberían explicar a sus votantes por qué”, decía Julio Montes. Es difícil medir hasta qué punto su trabajo está haciendo que los dirigentes piensen mejor lo que prometen pero desde luego, la ya temida “hemeroteca” es un buen remedio para la falta de transparencia y pronto tendrá su propio espacio independiente en maldita.es

La aportación más internacional corrió a cargo de Ramón Salaverría, que ofreció a los asistentes una visión de los medios más innovadores del momento en el panorama global. Pautas generales y casos concretos. El profesor dio las claves generales sobre innovación en los medios pero también puso ejemplos, algunos de ellos especialmente disruptivos, como la información a través del tacto, de Haptic.

También internacional, pero de otro tipo, fue la última ponencia del día, sobre los Papeles de Panamá. Mar Cabra, explicó el proceso de trabajo, que ha durado un año, en el que han participado 370 profesionales, de 76 países. Sugerencia suya fue que le acompañaran en la mesa directivos de los dos medios españoles que han participado, El Confidencial y La Sexta, para hablar sin tapujos de por qué se han metido en este lío y si realmente les ha compensado. Y eso hicieron: hablar de audiencia y de colaboración o, lo que es lo mismo, de cifras y de compañerismo.

Nacho Cardero decía sentirse dolido por todas las veces en las que se ha cuestionado si una investigación basada en filtraciones es o no periodismo, porque los que lo niegan parecen olvidar todo el trabajo previo a la publicación. Como afirmaba Cabra, “en el Consorcio estamos muy orgullosos de cómo se ha trabajado en España este proyecto: se han exprimido hasta el final los Papeles de Panamá” y eso es porque se han trabajado muchísimo los documentos y otras fuentes complementarias, antes de publicar nada. Cardero explicó también que el trabajar en colaboración con otros medios supone un fuerte apoyo para soportar las presiones externas y es una forma de trabajo viable en plena crisis del sector.

El público, periodistas de diferentes medios y profesores universitarios, lo entendió y conectó. No solo en la sala. El hashtag #CebratingJournalism fue trending topic durante casi toda la mañana.

A las 14:35, ya fuera de hora, había que cerrar la Jornada, pero nadie se movía de su silla. Mónica Herrero, Decana de la Facultad de Comunicación, se ponía de pie adrede para despedir a los asistentes: “no me siento, porque somos periodistas y corro el riesgo de ponerme a hablar una hora más”.

Desde la primera edición, hay un subtítulo que acompaña siempre a Conversaciones: “de periodistas para periodistas”. Y eso es lo que pretendía esta Jornada: un intercambio de experiencias de los profesionales para, como decía César González Antón, “seguir rumiando”.

Aquí puedes ver todas las fotos de la Jornada.

 

Carmen García Herrería | @carmengherreria

Share This