Te enteras de los ataques… Por Twitter. Estaba en la redacción y enseguida vimos que era muy gordo.

¿Y decides? Abrir un directo que es un formato informativo donde vas contando al minuto la información que llega.

¿Cuáles fueron vuestras fuentes? Twitter, agencias internacionales y medios franceses: Le Monde y Le Figaro principalmente. También acudimos a The Guardian, que trabaja muy bien los datos.

¿Tenéis gente en Francia? No, gente fija no. Tenemos colaboradores de referencia con los que contamos. En el caso de Francia es Luis Rivas que estos días le hemos pedido varias crónicas y análisis.

¿No pensaste desplazar a gente? En ocasiones puntuales, las elecciones griegas, hemos mandado periodistas pero hay que plantearse qué aporta. Y yo no sé si una persona que se planta en París el sábado sin contactos, sin fuentes, puede aportar demasiado. Otra cosa son las televisiones, claro. Pero, para la prensa, yo soy crítico con algunos desplazamientos.

¿Qué es lo que habéis hecho bien? Hemos sido capaces de mantener el pulso informativo durante 72 horas y esto es nuevo para un medio tan joven como el nuestro que, hasta ahora, se centraba más en exclusivas. No éramos capaces de competir con otros medios en tiempo real y lo hemos hecho. Este fin de semana podías seguir los atentados por El Confidencial. Nos hemos puesto al mismo nivel que otros medios. Aunque eso ha exigido un gran esfuerzo para la redacción.

¿Y qué podiáis haber hecho mejor? En los primeros diez minutos del directo tuvimos colgada una foto de los atentados de París que no era cierta. Falló hacer un triple check para comprobar la información. Por otra parte, analizándolo a posteriori, el domingo nos centramos en el análisis y todavía había mucha información que dar.